¿Nueva prueba de las epidemias?

Durante algunos años, junto a Julio Corral, tuve ocasión de rastrear intensamente la pista de Antonio Villegas, el cura desaparecido en Ochate. A lo largo de esa investigación hayamos una interesante correspondencia entre el Obispado de Calahorra y el Vicario de Treviño en la que se referían a la fuga del párroco palentino. 
 
Al publicar dichas cartas volvieron -para algunos-  las dudas sobre las famosas epidemias de Ochate. El motivo es un párrafo en que el Vicario de Treviño decía lo siguiente:
 
“(…) abandonando la parroquia cuando más necesario era, pues antes de marcharse murió de viruela una muchacha de 19 años y un mozo de 26, quedando atrás otros vecinos con la misma enfermedad…”
 
¡AHÍ ESTÁ! -gritaron los defensores de Muguruza- ¡por fín una prueba documental de una epidemia que causó muertos en Ochate!... ¡Muguruza tenía razón!
 
Bien, analicemos esto.
 
Recordemos que la marcha de Antonio Villegas se produjo en 1871, fecha a la que hace alusión la carta del Vicario. Echemos un vistazo a la versión "Muguruzana" de las tres epidemias de Ochate:
 
Versión de Prudencio Muguruza
 
Haciendo caso a esta versión, la Viruela habría pasado por Ochate 11 años antes de que Villegas se marchara, y en ese año de 1871, el pueblo sería ya un lugar deshabitado. Por tanto, lo que haría esta carta es desmentir la versión de Muguruza en lugar de afirmarla.
 
Por otro lado ¿de dónde sale esa epidemia de Viruela que tanto sorprende a algunos?
 
Recurriremos al artículo de Enrique Echazarra: “Ochate, ¿un pasado fraudulento?” escrito en 2001. En él, Echazarra aportaba los datos epidemiológicos de la zona en aquella época. Datos corroborados por los registros médicos:
 
 
¡Sorpresa! Echazarra nos hablaba ya en 2001 de que la Viruela afectó a la provincia en 1849, 1871 y 1886. Algo en perfecta consonancia con el testimonio del Vicario de Treviño.
 
La conclusión, una vez más, es que Ochate sufrió epidemias como todos los pueblos de su entorno, pero ni concuerdan con las fechas que dio Muguruza, ni afectaron a Ochate en exclusiva, ni supusieron el final del pueblo.
 
Señores defensores de la "historia maldita": otra vez será.
 
 

© Antonio Arroyo. Ochate.com

Contenido protegido por el Registro de Propiedad Intelectual