Cruz de Malta

Durante el tiempo que llevo dedicado a investigar el pasado de Ochate, me han preguntado en varias ocasiones qué pienso sobre la posibilidad de una presencia templaria en la zona. Debo reconocer que oir la palabra “Templario” me sugiere una moda cinematográfica, algo que el gran público descubrió hace cuatro días de la mano de Dan Brown y que excita las mentes más ávidas de misterios. Mi respuesta siempre ha sido que, en rigor, no existe el más mínimo indicio de que Ochate haya estado relacionado con los Templarios.

Conocía no obstante que otra orden militar, la de San Juan de Jerusalén, tuvo posesiones en ciertos pueblos de Treviño como Golernio, Añastro, Burgueta y Arrieta. Incluso, en el Archivo Histórico Nacional se conserva un documento de 1574 donde refiriéndose a la citada hermandad de los Hospitalarios se dice lo siguiente: 

“…porque dicha Orden tiene muchas heredades, casas y solares y árboles de traer fruto y no traer fruto en el condado de Trebiño”. (Órdenes militares. San Juan de Jerusalén. Legajo 37, número 1).

Y lo cierto es que tenía mucho sentido la presencia de Hospitalarios en Treviño cuando los musulmanes ocupaban las riberas de Navarra y La Rioja, ya que como describió perfectamente Lucas de Tuy en su “Crónicas de España”: “…mientras el camino del Ebro era cerrado por enfestamiento de los bárbaros, los peregrinos yvan torciendo por los lugares desusados de Alava. La rivera del río Ayuda, al abrigo del Castillo de Treviño, se convirtió en una alternativa segura para estos “andarines de Dios” en su peregrinar hacia las reliquias del apóstol.

El caso es que hasta ahora no había indicios para pensar que esta Orden de San Juan de Jerusalén hubiese estado presente también en la zona norte de Treviño, y más en concreto en Ochate. No... hasta hoy.

Al igual que sucedió a quien escribe estas líneas con la Cruz de Borgoña (hallada en una vieja fotografía de forma fortuita) en esta ocasión ha sido nuestra amiga y colaboradora Rocío Montero Prieto quien ha encontrado un asombroso detalle hasta ahora inédito en la portada de Uzquiano, aquella que perteneció a la iglesia de Ochate:

Como puede verse, este detalle situado en la parte izquierda de la portada, sobre el segundo capitel, no es otra cosa que una Cruz de Malta, el símbolo de la Orden de los Hospitalarios. Aunque suele confundirse con la Cruz Paté, la de Malta tiene ocho puntas bien definidas, y como hemos comentado, está en perfecta consonancia con la historia de la zona. Vemos con más detalle su ubicación en las siguientes imágenes:

Cabe preguntarse cómo nadie había reparado en algo que está tan a la vista. Probablemente se deba al ángulo y la altura en que está situada, que la hace más visible a cierta distancia que desde cerca. Eso unido a que (salvo excepciones) actualmente hemos perdido la capacidad de "leer" en las piedras como sabían hacerlo nuestros antepasados.

No cabe duda de que esto abre una interesante línea de investigación relacionada con San Pedro de Chochat, aquel templo situado en el primitivo asentamiento que daría lugar a Ochate, y del cual, según todos los indicios, procede esta portada. Su proximidad con San Vicentejo y con esa importante ruta de peregrinación de la que hablaban los historiadores J. Javier López y Felicitas Martínez, da una perspectiva muy real sobre la presencia de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalen en nuestro querido pueblo. 

Solo nos cabe felicitar y agradecer sinceramente a Rocío Montero por su capacidad para indagar en el pasado más desconocido de esta zona, tanto en legajos y libros como en la vieja piedra que tantas cosas dice aún a aquellos que saben escucharla.

© Antonio Arroyo. Ochate.com

Contenido protegido por el Registro de Propiedad Intelectual